Los mariscos son muy apreciados, pero no tan conocidos como los productos de la tierra. En Alimentos del Mar te contamos sobre sus características, el marisco hace referencia a todos los animales marinos, invertebrados y comestibles y se clasifican en: crustáceos, moluscos y equinodermos.

CRUSTÁCEO: La cáscara o caparazón es la característica más destacable de los mariscos crustáceos. Teniendo en cuenta este aspecto, es fácil deducir quiénes pertenecen a esta subespecie: bogavante, buey de mar, camarón, cangrejo, carabinero, centollo, cigala, gamba, gamba roja, langosta, langostino, nécora, percebe y santiaguiño.

MOLUSCO: Viven en los fondos marinos o adheridos a las rocas y los más populares son los bivalvos, que son aquellos que poseen dos piezas o valvas. Algunas especies carecen de órganos y de sentidos fundamentales. Las almejas, la vieira, la chirla, la coquina, la galera, el mejillón, la ostra y la zamburiña son algunos ejemplos.

EQUINODERMO: El erizo de mar es el más más popular de los de su clase. Aunque no parezca más que una esfera con espinas, se trata de un complejo animal dotado de mandíbula y pequeños y afilados dientes con los que mastica y que también usa para agarrarse fuertemente a cualquier objeto.